El dolor de espalda

abril 12, 2020
El dolor de espalda
317
Views

Se cree que el dolor de espalda y la lumbalgia es la causa más común de la pérdida de días de trabajo en la sociedad moderna. La mayoría de la gente experimentará dolor de espalda baja en algún momento de su vida y los efectos pueden variar desde una espalda rígida y dolorida durante unos días hasta un acontecimiento que cambie la vida y cause un largo sufrimiento y una modificación drástica de las actividades laborales o sociales, puntualiza el fisioterapeuta Miguel Peña.

La espalda consiste en 5 huesos vertebrales separados por un disco amortiguador. La vértebra más baja, llamada L5, se encuentra en el sacro y la pelvis. Las vértebras y los discos absorben grandes choques y presiones mientras permiten que la espalda se mueva en posiciones extremas y al mismo tiempo actúan como una columna fuerte para que los músculos actúen tanto desde como hacia. En resumen, es lo suficientemente fuerte para soportar una enorme fuerza mientras protege el delicado sistema nervioso y lo suficientemente flexible para permitir que las 4 extremidades y la cabeza trabajen sobre una base fuerte. Los músculos y ligamentos añaden fuerza a la espalda y estas son a menudo las áreas que primero se rompen con los problemas de espalda.

El dolor de espalda no específico es probablemente la queja más común. Esta es la lesión que puede venir de levantar un objeto, de una acción repetitiva como desherbar el jardín o de hecho puede venir literalmente de la nada. Los síntomas pueden variar desde un dolor leve hasta un dolor severo e incapacitante, y estos síntomas pueden durar desde unos pocos días hasta varias semanas o meses. El término inespecífico implica que es difícil decir con certeza qué es lo que está lesionado, puede ser un ligamento o un músculo y las imágenes como los rayos X o la resonancia magnética no mostrarán nada anormal. La mayoría de estas lesiones de espalda mejorarán con el tiempo, la medicación y un programa de ejercicios graduado. El tratamiento activo como la fisioterapia traumatológica, la quiropráctica, la RMT, etc., puede acelerar el tiempo de recuperación y con el tiempo debe lograrse el retorno completo a la actividad.

Sin embargo, estos problemas menores retrospectivos pueden ser una advertencia de un problema mayor por venir, un poco como unos pocos temblores antes del gran terremoto.

Una erosión gradual de las defensas de la espalda, es decir, la alineación de la columna, la fuerza de apoyo (incluyendo los famosos músculos “centrales”) y un mal estilo de vida puede hacer que las articulaciones degeneren más rápidamente y que los discos intervertebrales se salgan de su posición.

Cuando un disco se abulta inicialmente puede causar un leve dolor de espalda, con el tiempo y la repetida carga deficiente este abultamiento puede afectar a una raíz nerviosa emergente, esta es la base del dolor referido . Los síntomas eventualmente pueden llevar a un dolor intenso en la pierna, entumecimiento, debilidad muscular y una situación en la que es muy difícil llegar a una posición cómoda. Un disco prolapsado no puede ser “puesto de nuevo” ya que la presión es demasiado grande y el espacio demasiado pequeño (como tratar de empujar la gelatina de nuevo en una rosquilla aplastada). Generalmente el tiempo puede permitir que el abultamiento retroceda naturalmente a medida que la inflamación se reduce y esto dará alivio a los síntomas, muy ocasionalmente se requiere de una cirugía para remover el abultamiento.

Entonces, ¿qué podemos hacer para tratar de evitar que esto suceda?

Mantener una buena postura en todo momento y tratar de mantener los músculos de apoyo fuertes (mira el yoga, pilates, etc.)
Mantén el peso bajo, ya que los kilos extra ejercen más presión en todos los sistemas del cuerpo.
Siéntese bien en el trabajo, obtenga una evaluación ergonómica o al menos busque en Google cómo deben interactuar su computadora y usted.
Haga calentamiento y estiramiento para actividades nuevas o estresantes. Es sorprendente la cantidad de gente que tiene dolor de espalda después del primer día agradable de primavera cuando se queda atascada en la maleza del jardín.
Esté siempre atento a las señales de advertencia y detenga una actividad o cambie de posición si su espalda baja se siente estresada.

Por último, recuerde que si le duele la espalda y no ha mejorado después de unos días de descanso, el calor/hielo y los analgésicos entonces busque ayuda. En la clínica de fisioterapia en Granada Salus Medical Clinic, un poco de asesoramiento y tratamiento en los primeros días puede marcar una gran diferencia y, con suerte, evitar que la putrefacción se instale.

Comments are closed.